La Magia Africana

magia-africana-new-age
África

La magia Africana

La magia es un intento de influir en la experiencia humana empleando algo mas que puras medidas físicas; muchas consideran que África fue su cuna. Los primitivos ritos mágicos contenían los balbuceos de la mitología, la astronomía, la medicina y la psicología, ademas de la religión.

Las primeras aplicaciones de la magia tenían relación con la caza, los antepasados y la madre diosa. A medida que una sociedad se desarrollaba, la atención se desviaba a otras cosas importantes, como la feracidad de las cosechas y la salud de los rebaños de animales. En Occidente, al final la magia se disocio de la vida diaria, haciéndose de contenido mas intelectual. Aunque las autoridades religiosas solían perseguir a quienes la practicaban, siempre se conservo en las sociedades secretas, como la de los alquimistas, los francmasones, los de la Rosacruz o los templarios.

Siempre se ha creído que las grandes fuerzas del universo y de la naturaleza afectan al hombre a través de los fenómenos del nacimiento, la muerte, la enfermedad, el hambre, etc. El enfoque New Age de la magia se basa en esta antigua creencia. Por consiguiente, la magia no sigue las leyes de la ciencia moderna sino que obedece a las del universo.

Los Talismanes

Un talismán es un objeto imbuido de energías o poderes especiales que se cree que trae salud, éxito o buena suerte a quien lo tiene. Es una de las formas mas antiguas de objeto mágico. Los primeros talismanes se descubrieron en la antigua Etiopía; se han usado muchísimo en África hasta hoy mismo.

Los talismanes suelen tener un fin concreto, como influir en el resultado de un viaje o de una empresa peligrosa. Se hacen con objetos naturales que tienen cualidades especificas: estas cualidades se refuerzan después mediante ritos y ceremonias. Los objetos pueden ser partes de animales totémicos, como una piedra. También se usan para esto monedas y reliquias sagradas.

lOS Amuletos

Los amuletos no tienen el poder activo de los talismanes. Sin embargo, se sigue pensando que pueden dar protección contra la enfermedad y otro infortunio. Hay amuletos de piedras preciosas, de figuras de deidades o de santos y objetos naturales como flores, semillas o frutos secos.

Sabidurías similares

Los talismanes y amuletos africanos tienen muchos equivalentes en otras partes del mundo. Entre ellos, están los encantos chamanicos, los totemes aborígenes, los fetiches de los indios americanos, los amuletos caseros chinos, los «bismillas» islámicos y las piedras griegas de abracadabra. En las Europa medieval, se usaban rubíes como amuletos para protegerse de la peste bubónica.

Los Oráculos Africanos

En África ha habido sistemas de adivinación desde mucho antes que en cualquier otro continente. Hay muchos que se remontan a la Edad de Piedra, pero que siguen practicándose extensamente hoy. Entre estos métodos están la adivinación por los huesos, el ifa -una practica de las tribu yorubas. y la geomancia, que consiste en la interpretación de huellas o marcas hechas en arena o en tierra.

El Enigma de las Arenas

En el Mali, en África occidental, los expertos creen poder adivinar el futuro a partir de las huellas que han dejado los zorros vagabundeando por la noche.

El Oráculo con huesos, es el sistema mas antiguo y mas elemental de adivinación que se conoce. Es también el mas extendiendo: se ha usado en todo el mundo, desde el Neolítico hasta el día de hoy. En África, se cree que tuvo su origen en el antiguo reino de Zimbabue, desde donde se difundió a través de las migraciones de tribus y del comercio. Sigue empleándose muchísimo hoy, incluso en las modernas zonas urbanas.

Los huesos que se usan para hacer el oráculo pueden ser de animales o también de asta, marfil o concha de tortuga. Están unidos de forma única a su propietario y reforzados por ritos. Su poder se basa en la estrecha unión entre la energía humana y la animal en el mundo del espíritu. Cada hueso tiene dos facetas, una negativa y otra positiva.

Hay dos métodos principales. En uno, se emplea un juego de cuatro huesos, colocados según su importancia. En otro, se usa un conjunto de hasta sesenta huesecillos, pudiéndose incluir también algunas piedras especiales. En los dos sistemas, el adivino lanza o echa los huesos y luego interpreta su mensaje -que puede referirse a un problema actual o a hechos futuros -según como hayan caído.

La interpretación se basa en los ordenes sociales y cultural y, a su vez, refleja niveles de orden en el mundo natural y en el del cosmos. El adivino ha debido aprenderse toda la gama de significados que dan la diferentes combinaciones de los huesos y, durante la lectura, las recita en forma de versos llamados loas. A esto le sigue la interpretación concreta que corresponda.

Como casi todos los que hacen practicas de este tipo en África, los adivinos transmiten sus conocimientos de generación en generación dentro de su familia. Hay muchos que son también médicos y herboristas y usan los huesos para el diagnósticos y tratamiento de enfermedades.

Códigos Curativos

codigo-sagrado-curativo-puente

Un ‘Código Curativo’ es un conjunto de fáciles posiciones de las manos, que se ubican,
durante el tratamiento, sobre ciertas zonas de la cabeza y el cuello.
Las posiciones curativas con las manos lo que hacen es, a través de la energía, producir
desbloqueos y desinstalar energías no saludables grabadas en la memoria celular. Pero las
manos no son lo más importante en realidad, sino la energía de la autodeterminación. Cuando
nos disponemos a realizar la tarea de sanación interior, aunque no lo sepamos
conscientemente, abrimos una puerta interna a una luz de cura muy poderosa que todo ser
humano tiene en su interior. El “interruptor” que enciende esa ‘luz interna’ es la
autodeterminación a curarnos, entregándonos a los cambios necesarios que de ello puedan
devenir.
Un Código Curativo puede ser de tan solo una sola posición de las manos, pero
generalmente consta de varias posiciones que van cambiando y rotando cada
aproximadamente 30 segundos hasta completar el tratamiento que dura entre 3 y 10
minutos, como mínimo. Estos son tiempos estimativos, ya que hay que fluir según el sentir y la
necesidad. La regla básica es ir rotando por todas las posiciones de un Código Curativo, hasta
sentir que ya es suficiente.

El método de los Códigos Curativos revela cuatro centros curativos localizados en la
cabeza y el cuello. A saber:

  • Puente: Es la zona del entrecejo, relacionada a los procesos endocrinos y a las
    glándulas pituitaria y pineal.
codigo-sagrado-curativo-puente
Código Curativo Puente
  • Sienes: Los costados derecho e izquierdo del cráneo, relacionado a las funciones del
    cerebro e hipotálamo.
codigo-sagrado-sienes
Código Curativo Sienes
  • Mandíbula: Zona justo debajo de los lóbulos de las orejas, relacionada al cerebro
    reactivo emocional; incluye médula espinal y sistema nervioso central.
codigo-sagrado-curativo-mandibula
Código Sagrado Mandíbula

  • Manzana de Adán: La parte anterior e inferior del cuello, relacionada al sistema nervioso central y a la tiroides.
Código Sagrado Manzana de Adán

Esas 4 son las zonas del cuerpo donde se posicionan las manos.

La posición de las manos consta de dirigir la yema de los 5 dedos de cada mano hacia
una de esas 4 zonas descritas. Veamos el ejemplo en cada caso:


Posición de las manos sobre el “PUENTE”: Se juntan las manos y se apuntan la yema de
los 10 dedos hacia la zona entre las cejas, manteniendo la posición a una distancia de
centímetros de la cara, sin tocarla.

Códigos Curativos

Posición de las manos sobre las “SIENES”: Las manos se colocan a los costados
respectivos de la cabeza, encima de la oreja (siempre a cierta distancia, sin tocar la cabeza). Es
decir, que la izquierda apunta con los 5 dedos hacia el cerebro izquierdo, mientras que la mano
derecha apunta con los dedos hacia el cerebro derecho.
Posición de las manos sobre la “MANDIBULA”: Similarmente a la anterior posición, las
manos se colocan a los costados de la mandíbula, ligeramente debajo del lóbulo de las orejas;
siempre manteniendo distancia de centímetros de la piel.
Posición de las manos sobre la “MANZANA DE ADÁN”: En esta posición, similarmente a
como se explicó en la posición del “Puente”, se juntan las manos apuntando ambas conla punta de los dedos hacia el cuello (zona de la tiroides)

Las 12 categorías de los Códigos Curativos


Hay 12 categorías de Códigos Curativos, y se dividen en 2 tipos:


1- Los inhibidores de la curación.
2- Las Virtudes curativas centrales.


1- Los inhibidores de la curación:
Son 3: Falta de perdón. Acciones dañinas. Creencias no saludables.
2- Las Virtudes curativas centrales:
Son 9: Amor. Gozo. Paz. Paciencia. Amabilidad. Bondad. Confianza. Humildad.
Autocontrol.

Para quien recién se inicia en este método de curación, la forma más simple de hacerlo
es comenzar a practicar los tratamientos desde el n° 1 hasta el n° 12, uno por día, es decir, que
completará la práctica del método completo en 12 días.
Veamos en qué consiste cada día de auto-tratamiento:
Día 1: Falta de perdón
Día 2: Acciones dañinas
Día 3: Creencias no saludables
(En esos 3 días se trabaja en los “inhibidores de la curación”)
Día 4: Amor
Día 5: Gozo
Día 6: Paz
Día 7: Paciencia
Día 8: Amabilidad
Día 9: Bondad
Día 10: Confianza

Día 11: Humildad
Día 12: Auto-Control
(Desde el día 4 al día 12, como se ve, se trabajan las 9 Virtudes Curativas)

Para cada uno de estos ‘12 días’ existe un método de posición de las manos
compuesto de “2 códigos”, que podrá verse detallado en el tratamiento de cada día de
curación en particular.
Es decir que el día 1: “Falta de perdón” (por ejemplo), tiene 2 códigos curativos, es decir,
2 formas de posiciones de manos que se deben realizar, una primero, la otra después, para
completar el tratamiento. Estos 2 Códigos se pueden repetir varias veces durante el día
(mínimo 2 veces). Guiarse por el sentir. Al terminar el ‘día 1’ del Perdón, al día siguiente, se
procede de igual forma con el ‘día 2’, “Acciones Dañinas”, efectuando los 2 códigos de curación
correspondientes, con las manos. Y así sucesivamente con el resto de los 12 días.
Esa es la técnica básica.
El libro original explica varias formas más de usar los Códigos, además de la ya explicada,
y a quien le interesen esos métodos podrá leer el libro, pero quien escribe cree y siente (y así lo
ha experimentado) que lo mejor es ir guiándose por el sentir, por la intuición, para ver qué
Código trabajar primero y cuál después. Al menos en nuestra experiencia ese ha sido el método
empleado, el del “sentir”, y ha sido clarificador, movilizador y útil. Al comenzar a trabajar un
Código se van moviendo capas de la Conciencia, y de esa forma vamos sabiendo, se nos va
revelando, con qué aspecto es necesario seguir trabajando, paso a paso, sin necesidad de
métodos rígidos estereotipados.
El método de los 12 días corridos, es para los que recién comienzan a experimentar,
pero puede suceder que al 4° día, por ejemplo, ya no sientan seguir el orden numérico, y
comiencen a guiarse por lo que sienten. De no ser así pueden rotar por los 12 días más de una
vez, hasta poder ver cuál de los Códigos es el que más deben trabajar. Cuando lo ven, es
necesario hacer ese ‘Código central’, es decir, el que hemos descubierto como el principal (al
menos por el momento) durante varios días (3 a 7 días), o hasta que se sienta que es suficiente.
Sentimos cuándo es suficiente cuando el síntoma de incomodidad interior se ha reducido o ha
desaparecido. Después de un período de descanso, se puede retomar con el Auto-diagnóstico y
el tratamiento.

El texto completo esta extraído del Material compartido por E.I.S.A., Escuela Iniciática Solar de las Almas