La Magia Africana

magia-africana-new-age
África

La magia Africana

La magia es un intento de influir en la experiencia humana empleando algo mas que puras medidas físicas; muchas consideran que África fue su cuna. Los primitivos ritos mágicos contenían los balbuceos de la mitología, la astronomía, la medicina y la psicología, ademas de la religión.

Las primeras aplicaciones de la magia tenían relación con la caza, los antepasados y la madre diosa. A medida que una sociedad se desarrollaba, la atención se desviaba a otras cosas importantes, como la feracidad de las cosechas y la salud de los rebaños de animales. En Occidente, al final la magia se disocio de la vida diaria, haciéndose de contenido mas intelectual. Aunque las autoridades religiosas solían perseguir a quienes la practicaban, siempre se conservo en las sociedades secretas, como la de los alquimistas, los francmasones, los de la Rosacruz o los templarios.

Siempre se ha creído que las grandes fuerzas del universo y de la naturaleza afectan al hombre a través de los fenómenos del nacimiento, la muerte, la enfermedad, el hambre, etc. El enfoque New Age de la magia se basa en esta antigua creencia. Por consiguiente, la magia no sigue las leyes de la ciencia moderna sino que obedece a las del universo.

Los Talismanes

Un talismán es un objeto imbuido de energías o poderes especiales que se cree que trae salud, éxito o buena suerte a quien lo tiene. Es una de las formas mas antiguas de objeto mágico. Los primeros talismanes se descubrieron en la antigua Etiopía; se han usado muchísimo en África hasta hoy mismo.

Los talismanes suelen tener un fin concreto, como influir en el resultado de un viaje o de una empresa peligrosa. Se hacen con objetos naturales que tienen cualidades especificas: estas cualidades se refuerzan después mediante ritos y ceremonias. Los objetos pueden ser partes de animales totémicos, como una piedra. También se usan para esto monedas y reliquias sagradas.

lOS Amuletos

Los amuletos no tienen el poder activo de los talismanes. Sin embargo, se sigue pensando que pueden dar protección contra la enfermedad y otro infortunio. Hay amuletos de piedras preciosas, de figuras de deidades o de santos y objetos naturales como flores, semillas o frutos secos.

Sabidurías similares

Los talismanes y amuletos africanos tienen muchos equivalentes en otras partes del mundo. Entre ellos, están los encantos chamanicos, los totemes aborígenes, los fetiches de los indios americanos, los amuletos caseros chinos, los “bismillas” islámicos y las piedras griegas de abracadabra. En las Europa medieval, se usaban rubíes como amuletos para protegerse de la peste bubónica.

Los Oráculos Africanos

En África ha habido sistemas de adivinación desde mucho antes que en cualquier otro continente. Hay muchos que se remontan a la Edad de Piedra, pero que siguen practicándose extensamente hoy. Entre estos métodos están la adivinación por los huesos, el ifa -una practica de las tribu yorubas. y la geomancia, que consiste en la interpretación de huellas o marcas hechas en arena o en tierra.

El Enigma de las Arenas

En el Mali, en África occidental, los expertos creen poder adivinar el futuro a partir de las huellas que han dejado los zorros vagabundeando por la noche.

El Oráculo con huesos, es el sistema mas antiguo y mas elemental de adivinación que se conoce. Es también el mas extendiendo: se ha usado en todo el mundo, desde el Neolítico hasta el día de hoy. En África, se cree que tuvo su origen en el antiguo reino de Zimbabue, desde donde se difundió a través de las migraciones de tribus y del comercio. Sigue empleándose muchísimo hoy, incluso en las modernas zonas urbanas.

Los huesos que se usan para hacer el oráculo pueden ser de animales o también de asta, marfil o concha de tortuga. Están unidos de forma única a su propietario y reforzados por ritos. Su poder se basa en la estrecha unión entre la energía humana y la animal en el mundo del espíritu. Cada hueso tiene dos facetas, una negativa y otra positiva.

Hay dos métodos principales. En uno, se emplea un juego de cuatro huesos, colocados según su importancia. En otro, se usa un conjunto de hasta sesenta huesecillos, pudiéndose incluir también algunas piedras especiales. En los dos sistemas, el adivino lanza o echa los huesos y luego interpreta su mensaje -que puede referirse a un problema actual o a hechos futuros -según como hayan caído.

La interpretación se basa en los ordenes sociales y cultural y, a su vez, refleja niveles de orden en el mundo natural y en el del cosmos. El adivino ha debido aprenderse toda la gama de significados que dan la diferentes combinaciones de los huesos y, durante la lectura, las recita en forma de versos llamados loas. A esto le sigue la interpretación concreta que corresponda.

Como casi todos los que hacen practicas de este tipo en África, los adivinos transmiten sus conocimientos de generación en generación dentro de su familia. Hay muchos que son también médicos y herboristas y usan los huesos para el diagnósticos y tratamiento de enfermedades.